UNAM - Universidad Nacional Autónoma de MéxicoDirección General de Cómputo y de Tecnologías de Información y Comunicación - DGTIC
contacto

Supercómputo contribuye a la astrofísica

Supercómputo contribuye a la Astrofísica

Debido a que el estudio de la astrofísica no permite realizar experimentos en laboratorios, a diferencia de otras ciencias físicas, se apoya en el supercómputo y las simulaciones numéricas para desarrollar el conocimiento.

Alejandro Esquivel, investigador del Instituto de Ciencias Nucleares de la UNAM, dictó la conferencia Simulaciones numéricas de fluidos en el medio interestelar para los becarios de supercómputo y realidad virtual de la DGTIC, donde resaltó el valor que tiene el uso de supercomputadoras para la resolución de problemas de la astrofísica.

La DGTIC apoya a los científicos con cómputo de alto rendimiento para resolver problemas de investigación, algunos de ellos vinculados a la astronomía utilizando códigos numéricos en alta resolución temporal y espacial, así como para incluir el mayor número de procesos físicos en sus experimentos numéricos.

Alejandro Esquivel destacó que el uso de supercomputadoras en proyectos astrofísicos permite realizar dos tipos de simulaciones, una es la dinámica de cuerpos finitos para resolver la interacción entre estrellas y otra es la simulación hidrodinámica que consiste en describir como un fluido el contenido de materia y energía que existe entre las estrellas de una galaxia.

El investigador explicó que para realizar una simulación de fluidos con códigos numéricos se usa una malla computacional, que es una división del dominio de cómputo en coordenadas cartesianas y los resultados se manifiestan geométricamente en puntos en una dimensión.

Uno de los códigos numéricos más exitosos de malla adaptativa fue el llamado Yguazú-A desarrollado en el año 2000 por Alejandro Raga, investigador del Instituto de Ciencias Nucleares, y fue concebido para modelar el arrastre aerodinámico de los objetos que lanzaba el volcán Popocatépelt.

El científico desarrolló un código donde fuera visible la interacción de los cuerpos sólidos con el aire para describir su arrastre. Con la malla adaptativa se calculó el enfriamiento de los cuerpos, lo que permitió tener observaciones más precisas.

Alejandro Esquivel señaló que la tendencia en los proyectos de astrofísica es utilizar el cómputo paralelo, es decir, tener muchas computadoras y ponerlas a trabajar al mismo tiempo para solucionar un solo problema.

El equipo del Instituto de Ciencias Nucleares además de usar y aplicar los códigos numéricos también se dedica a desarrollarlos, lo que les facilita adaptarlos a nuevas áreas de estudio.

 


 

Última actualización 5 de abril de 2013
Hecho en México, Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), todos los derechos reservados 2009 - 2015. Esta página puede ser reproducida con fines no lucrativos, siempre y cuando se cite la fuente completa y su dirección electrónica, y no se mutile. De otra forma requiere permiso previo por escrito de la institución.